Buscar

¿Renuncias cuando fallas o fallas hasta que triunfas?

Actualizado: 24 de abr de 2019



“Conozco gente del montón que siempre será del montón. ¿Queréis saber por qué? Porque nunca terminan lo que empiezan”. Una frase arrogante, ¿verdad? Por un momento, evita tomar el rábano por las hojas y aprecia el mensaje que contiene: la mayoría de las personas, lamentablemente, son recolectoras de experiencias; picaflores que no terminan de comprometerse a fondo con una tarea, con una causa. La frustración, los desengaños, la ignorancia, la autoimagen… ¡Qué se yo! En fin, las heridas de la vida retienen a muchos ante la posibilidad de un futuro mejor.


Se trata de un cambio de mentalidad. De pasar de una “mentalidad fija” a una “mentalidad de crecimiento”. Carol S. Dweck explica la diferencia con sus propias palabras:


"En una mentalidad fija, los estudiantes creen que sus habilidades básicas, su inteligencia, sus talentos, son solo rasgos fijos. Tienen una cierta cantidad y eso es todo, y luego su objetivo es lucir inteligente todo el tiempo y nunca parecer tonto. En una mentalidad de crecimiento los estudiantes piensan que sus talentos y habilidades pueden desarrollarse a través del esfuerzo, la buena enseñanza y la persistencia. No necesariamente piensan que todos son iguales o que todos pueden ser Einstein, pero creen que todos pueden ser más inteligentes si trabajan en ello”.


Todos somos estudiantes de la vida. Todos somos gaviotas de la gran bandada humana llamados a poner en juego nuestros talentos y dar más fruto. No seas gaviota del montón, de mirada corta y triste, de vuelo bajo, aferrada a la superficie. ¡No renuncies a pesar de los fallos! ¡No te rindas! A pesar de las caídas… ¡Levántate y vuela! Pon tu mirada en un IDEAL de altura y no lo pierdas de vista, porque la gaviota que ve lejos es... ¡La que vuela alto!

107 vistas
  • Black Instagram Icon

©2020 by Eugenio Pérez Freire